1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Como se transmite la hemofilia

Por lo general, la hemofilia es una enfermedad de carácter genético que suele afectar a los varones, aunque las mujeres pueden ser portadoras de la enfermedad. Es decir, que puede que no lleguen a experimentar los síntomas pero que sí que sean capaces de poder trasmitirla a la próxima generación.
Existe un derivado de este trastorno que si que se puede dar en las mujeres y que por de llegar a afectar de forma muy peligrosa en el momento en el que se produce el parto. Por esta razón conviene saber que es la hemofilia y en los casos en los que se puede llegar a transmitir. Veamos como se transmite la hemofilia.

 

hemofilia

 

¿A qué nos referimos con hemofilia?

 

En realidad, es una enfermedad genética que se asocia con el cromosoma X. Produce un problema que hace que la sangre no se pueda coagular de la forma adecuada. Lo peor de todo es que en ciertos momentos pueden llegar a parecer hemorragias tanto externas como internas; esto ocurre debido a que en el organismo hace falta una proteína coagulante que se encargaría de realizar este proceso… Sin embargo, por una serie de factores, está no se encuentra en la cantidad que debería.
En casos muy graves hasta pequeñas heridas pueden hacerse mucho más grandes y producir pérdidas sanguíneas que pueden traducirse en la muerte de la persona afectada.
Se considera que existen tres grandes grupos de personas hemofílicos:
A: Este caso se da en el momento en el que nos encontramos con un déficit de lo que se conoce como el factor VII de coagulación.
B: Por otra parte, se dice que tenemos una hemofilia de carácter vez cuando existe un déficit del factor IX de coagulación.
C: Por último, nos encontramos la hemofilia del tipo C que se produce cuando se detecta un déficit del factor XI.
Si se analiza de forma detenida no existen grandes diferencias apreciables. Lo único desdeñable es que la hemofilia de carácter se considera cinco veces menos como que la A. Por otra parte, la hemofilia C es la más rara que se puede llegar a encontrar.

 

Síntomas más habituales

Antes de referirnos a la forma de contagio es muy interesante analizar sus síntomas principales para que podamos entender su funcionamiento.
Entre algunos de los más destacados nos encontramos sangrado espontáneo que no parezca haber un motivo claro, sangrado en el interior de las articulaciones y los músculos (por ejemplo, puede ser los codos, los tobillos, en la rodilla), hemorragias en órganos vitales de carácter interna, así como sangrado durante un prolongado lapsus de tiempo en el momento en el que nos hemos cortado o se ha producido cualquier otro tipo de herida.

 

¿Cómo se contrae?

Los tipos de hemofilia A y B se produce generalmente en los varones en concreto está asociada con el cromosoma X. En ningún caso pueden llegar a ser portadores. En la mayor cantidad de los casos, las personas hemofílicas son hijos de madres completamente sanas pero portadoras. Además, si se echa un vistazo a sus antecedentes nos daremos cuenta de ahí alguien en la familia que lo haya tenido. En otras palabras, es hereditario.
Ahora bien, cerca de en un tercio de los casos los expertos han dado cuenta de que no existen antecedentes familiares. Esto se asocia a que se ha producido una mutación en el gen del niño o de la madre.
Por otra parte, tenemos la hemofilia de carácter que afecta a los dos sexos por igual.
Actualmente no se conoce ninguna terapia que pueda ser efectiva al 100%, lo más normal es administrar el déficit de la hormona mediante una vía intravenosa.