Cómo se podría mejorar la situación social de la mujer en Latinoamérica

 

En este artículo vamos a revisar cuál es la situación social actual de la mujer en Latinoamérica y algunos posibles cambios para mejorarla.

 

Discriminación salarial

Uno de los factores más determinantes de la desigualdad de género en el mundo y también en America Latina es la discriminación salarial de género.  La brecha salarial entre mujeres y hombres en América Latina es alarmante y exagerada.

En general, las desigualdades de género son una consecuencia directa de las opiniones tradicionales sobre el lugar y el papel que las mujeres deben ocupar en la sociedad- opiniones basadas en el prejuicio, la discriminación y el desprecio por los progresos realizados por la región.

Si bien la situación económica de las mujeres varía de un país a otro en las Américas, una característica de cada país estudiado es que también hay enormes desigualdades entre las mujeres mismas.

Las mujeres ganan entre el 60 por ciento y el 90 por ciento del ingreso promedio de los hombres. Al mismo tiempo, el porcentaje de mujeres cabeza de familia creció de 22 por ciento en 1990 a 31 por ciento en 2008, según un informe de Naciones Unidas.

Además, las mujeres de esta región dedican una mayor proporción de tiempo que los hombres a las actividades no remuneradas que son características de los roles de transición. Algunos datos según país: 86 por ciento en Guatemala, 81 por ciento en Costa Rica y 74 por ciento en México y Uruguay, según un informe del Banco Mundial sobre género.

En América Latina y el Caribe, las experiencias y perspectivas de las mujeres difieren mucho según su origen étnico (por ejemplo, indígena o afrodescendiente), su edad (joven o mayor), su lugar de residencia (urbano o rural) Su propio país o los migrantes) y si tienen o no hijos.

Cabe destacar que en los Estados Unidos, las mujeres afroamericanas y latinas siguen ganando menos que las mujeres blancas, aunque en general todavía hay una diferencia salarial entre varones y mujeres de todas las edades.

En la última década ha habido una incorporación masiva de mujeres a la fuerza de trabajo formal en América Latina y el Caribe, con más de 100 millones de mujeres trabajando. Ha sido uno de los cambios sociales más dramáticos en la región.

Más información en http://www.latinwomen.org

 

Tipos de trabajo

A pesar del enorme aumento en el número de mujeres que trabajan en América Latina, las mujeres siguen enfrentando discriminación salarial en todos los sectores del empleo.

Las mujeres están especialmente relegadas a empleos en el sector informal: el 54 por ciento de todas las mujeres de la región se encontraban en este sector, en comparación con sólo el 48 por ciento de todos los hombres.

El hecho de estar en trabajos subalternos refleja ciertas tendencias, como una mayor urbanización y menos oportunidades para que las niñas y las mujeres tengan acceso a la educación.

Las mayores barreras al empleo de las mujeres -la falta de educación, el aislamiento en las comunidades rurales con menos puestos de trabajo- hacen que más mujeres abandonen la economía nacional de tantos países. Las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a ser trabajadores no remunerados.

Además, las mujeres siguen atrapadas en empleos que no pagan un salario, lo que significa que el trabajo es más informal y desprotegido, especialmente cuando las mujeres son trabajadoras familiares.

 

Qué hacer para cambiar esto

Entonces, ¿qué se puede hacer para superar lo que se denomina subvaloración del trabajo de las mujeres?

Los Ministerios de Trabajo y las Comisiones de la Mujer en toda la región deben trabajar para construir un conjunto más justo de condiciones para la igualdad de ingresos de las mujeres.

Los investigadores señalaron que las mujeres en América Latina no están solas en esta situación. A nivel mundial, las mujeres siguen concentradas en las ocupaciones de bajos ingresos e incluso en empleos que pagan menos que el salario mínimo.

Pero también es importante señalar que los tipos de soluciones a los problemas de pago insuficiente o trabajo del sector informal deben ser superados a través de políticas por parte de los gobiernos que promueven la equidad de remuneración como parte de políticas sociales más amplias sobre inclusión económica. También significa que tanto los gobiernos locales como nacionales deberán enfatizar la conexión entre la expansión de las oportunidades educativas y el acceso a una mejor calidad de vida.

 

Hay mucho trabajo por hacer en este tema. La sociedad está cambiando y para que el cambio mejore la situación de las mujeres deben tomar medidas los gobernantes públicos pero también el pueblo asumiendo este nuevo papel y no aceptando la desigualdad de género actual.