Picadura de Avispa, Abeja, insectos, veneno, remedios, tratamiento

En el momento en él que estamos en las estaciones de verano o la primavera, nos encontramos con una proliferación de avispas que nos pueden llegar a producir esas tediosas picaduras que tanto nos pican. Puede ser muy dolorosa e, incluso, en algunas circunstancias la situación puede ser más grave de lo esperado. En
Sin embargo, existen diferentes remedios caseros y naturales que podemos aplicar para minimizar y tratar el dolor y que, además, podremos realizarlos en casa sin problema.
A continuación, hemos recopilado algunos de los mejores remedios para poder tratar la picadura de una avispa y que realmente funciona.

 

picadura-de-avispa

 

¿Cómo combatir la picadura de avispa?

 

Evitar los entornos en donde se encuentran las avispas

Antes de empezar a hablar de remedios caseros, lo primero que tenemos que hacer es conocer los diferentes lugares en donde las avispas se suelen encontrar. De esta manera, los podremos evitar así alejaremos la posibilidad de sufrir la tediosa picadura.
Debemos evitar:
-Los cubos de basura que ya estén abiertos
-Utilizar jabones con olor, perfumes, así como otro cualquier elemento cosmético que atraiga a las avispas.
-Los colores demasiado brillantes y la ropa con flores también se deben de evitar ya que las avispas se sienten poderosamente atraídas por ellos.
-Los cobertizos de madera suelen ser un nido de avispas.
-En primavera, con la llegada de las flores, es normal que las avispas puedan encontrarse cerca de ellas con el objetivo de extraer el polen que necesitan para su supervivencia. Otro de los lugares que debemos evitar.
-Y no se nos puede olvidar el agua: éstos algo que hemos podido ver en más de una ocasión en las piscinas e, incluso, algunas atrevidas han ido más allá y se han terminado ahogando. Por supuesto, no nos vamos a quedar sin bañarnos en el verano, pero podemos comprar repelentes especiales para el agua que nos ayudarán a evitar esas picaduras.

 

Algunos remedios caseros

 

Quitando el aguijón

Una cosa muy importante que tienes que saber es que el propio aguijón de la abeja tiene veneno y que, si no lo extraemos, lo único que vamos a conseguir es que los síntomas se puedan llegar a agravar.
No siempre se va a quedar el aguijón dentro, pero, en el caso de que así lo notes, puedes hacer lo siguiente:
1) Lo primero que necesitaremos es una tarjeta de crédito o una tarjeta de cartón. La idea es poder introducir la poco a poco en el lugar de la picadura para darle una curvatura especial que nos ayudará a orientarlo en la forma en la que lo necesitamos. A continuación, utilizaremos unas pequeñas pincitas para conseguir extraerlo.
2) Una vez que ya estemos libres del aguijón, es muy importante acceder a la zona y limpiarla con jabón que sea de pH neutro. De esta forma, se minimizará el riesgo de poder experimentar cualquier tipo de alergia.
3) Si la hinchazón se empieza a incrementar en exceso, no lo dudes ni por un momento y ves al médico para que pueda determinar cuál es el mejor tratamiento en base a tu situación.

 

El truco del hielo

Si no tenemos el aguijón dentro, podemos utilizar un hielo con el objetivo de calmar el dolor. Es muy sencillo ya que lo único que nos va a hacer falta son dos cubitos de hielo que los vamos a envolver en un paño limpio. Colocaremos éste paño en la picadura de manera suave y dejaremos que esto siga así durante unos 10 minutos.
Poco a poco, el frío irá sensibilizando la zona y notaremos un alivio casi inmediato. Además, también es una buena manera para poder luchar contra la hinchazón.

 

Remedio con bicarbonato

Existen muchos remedios caseros en donde el bicarbonato cobra especial protagonismo y en el tratamiento de una picadura de avispa también nos puede ayudar.
Es un remedio muy simple de elaborar: lo único que necesitaremos es utilizar una pequeña cantidad de pasta de bicarbonato (no necesitamos que la cantidad sea muy elevada, con un poco nos debería de bastar.
Colocamos esta pasta encima de la picadura y logo agregaremos unas pequeñas gotas de agua.
Desde el momento en el que lo hagas, experimentarás una sensación de alivio casi inmediata y, además, te ayudará a reducir al máximo la hinchazón.
Lo mejor de todo es que es un remedio que lo podemos utilizar en un momento dado y conseguir que dure todo el día sin minimizar sus efectos. Además, el bicarbonato es respetuoso con la piel por lo que la situación no se va a agravar.

 

Remedio con vinagre

Al igual que el método casero anterior, lo primero que tenemos que hacer es extraer el aguijón teniendo mucho cuidado para que no se pueda llegar a partir en el momento. Un consejo que debes de recordar es que no hay que presionar en exceso la zona porque, de hacerlo, el líquido tóxico que se encuentra la picadura se podría llegar a extender y el proceso sería todavía más doloroso.
Este remedio nos dice que tenemos que coger un pequeño algodón que empapa haremos con vinagre y lo colocaremos directamente en la picadura. Este remedio, de por sí, puede ser un poco agresivo: para aquellas personas que no quieran soportar tanto dolor, pueden mezclar el vinagre con tres partes de agua con el objetivo de rebajarlo un poco.

 

Remedio con barro

Todo un clásico de la “medicina”; por lo general, es un remedio adecuado para casi cualquier tipo de picadura. En el caso de que no haya barro cerca de tu posición, lo único que necesitarás es verter un poco de agua sobre la tierra (o bien sobre la arena) y crear una masa homogénea que directamente aplicaremos sobre la picadura. Debes de recordar que es un remedio de emergencia y que hay otros mucho mejores; sin embargo, sus resultados son incuestionables.

Si quieres combatir las picaduras de las avispas, estos son los mejores procedimientos para conseguirlo.

 

Relacionado: Picadura de araña, picadura de pulga