Saltar al contenido

Los flanes son por excelencia un rico postre que a casi todos gusta y que apenas falta en la nevera de cualquier familia. Suele estar muy solicitado por niños sobre todo y por cualquier miembro de la familia que sea fan de los postres lácteos.

El flan lo podemos encontrar en cualquier supermercado en la sección de refrigerados, y aunque suele estar muy rico puede que nos quedemos con la sensación de que quizá podría estar mucho mejor si nosotros fuéramos capaces de hacerlo desde cero en nuestra propia cocina.

Hoy vamos a explicaros como podéis hacer flanes de forma casera en vuestra propia casa, que además de las ventajas de estar realizado de forma más natural, una vez comprados los ingredientes nos saldrán muchos flanes y ahorraremos más a la larga si es un producto que se consume mucho en el hogar.

 

como se hace el flan

 

Ingredientes para hacer flanes

750ml de leche (preferiblemente entera)
200gr de azúcar
3 huevos grandes (medida XL)
6 yemas de huevo
Caramelo liquido

Paso a paso para hacer flanes

En primer lugar necesitaremos las yemas de huevo, los huevos, la leche y el azúcar. (Podéis guardar las claras de huevos para cocinar cualquier otra cosa, como una tortilla por ejemplo).

Batiremos las 6 yemas con los 3 huevos enteros, añadiremos el azúcar y también la leche, y batiremos todo bien hasta que la masa alcance una cremosidad y algo de espuma. Una vez batido todo bien reservaremos.

Encenderemos el horno y lo pondremos a calentar a unos 200 grados y llenaremos la bandeja del horno con agua, a continuación esperaremos a que empiece a hervir.

Verteremos la masa de los flanes en flaneras pequeñitas o bien en una flanera grande, y a continuación lo cubriremos con papel de aluminio y lo meteremos en el horno encima de la bandeja con el agua, con mucho cuidado de no quemarnos.

El tiempo para que cuajen y se doren será de unos 50 minutos aproximadamente a la temperatura de 200 grados. Cuando hayan pasado unos 40 minutos podremos quitar el papel de aluminio para que se doren un poco por arriba, aunque realmente después le daremos la vuelta para servirlos y no llegará a verse.

Cuando hayan pasado unos 45 minutos podemos mirar si ya están hechos metiendo un palillo o la punta de un cuchillo en uno de los flanes, si sale limpio es que ya están listos y sino esperaremos un poco más hasta que se hagan.

Una vez hechos dejaremos los sacaremos con mucho cuidado del horno y los dejaremos enfriar a temperatura ambiente, después los meteremos en la nevera y esperaremos un par de horas o tres hasta que los podamos consumir.

Para hacer algo diferente tus flanes caseros, puedes añadir trocitos de cruasanes a la masa antes de meterla al horno, o bien en la base de los moldes, y de esta forma tener unos flanes diferentes y mucho más ricos. Antes de consumirlos los desmoldaremos y decoraremos con caramelo al gusto.

Como puedes ver hacer flan casero es algo de lo más fácil y económico de hacer, y además nos queda un postre mucho más rico de lo que puede quedar uno que compremos ya hecho, además que tanto adultos como niños quedarán de lo más agradecidos al probar nuestra receta casera.

Puedes emplear esta receta tanto para hacer los postres de toda la familia o bien para alguna celebración como un cumpleaños o similar. Estamos seguros de que triunfarás con ella.

También puedes modificar la receta a tu gusto en cuanto a decoración o a medidas de azúcar por ejemplo que suele ser algo más personal. A la hora de servirlos puedes decorarlos incluso con fruta o helado para un resultado mucho más vistoso.

Las pizzas son por excelencia uno de los alimentos de comida rápida más conocidos y más consumidos en todo el mundo. Su fácil elaboración hace que sea una de las comidas más simples pero a la vez mas ricas que podemos llegar a consumir.

Su elaboración tiene una base muy simple que cualquiera en la familia podría llegar a hacer, incluso los más pequeños pueden ser capaces de elaborar su propia pizza sin problema alguno.

Hoy vamos a explicar como elaborar una pizza y de diversas maneras, para que puedas elegir la que mejor se adapte tu situación o tu tiempo.

 

como se hace una pizza

 

Elaboración de pizza de forma casera

Las pizzas caseras son lo mejor que podemos llegar a probar. Son fáciles de hacer y además casi siempre suelen quedar de lo más sabrosas.

Ingredientes para hacer pizza casera

Necesitaremos los siguientes ingredientes:

200ml de agua

400gr de harina

Levadura de panadería (un sobre)

50ml de aceite de oliva

½ Cucharada de sal

El primer paso es mezclar en un bol la harina con la levadura, a continuación añadir la sal y el aceite y mezclar bien con una cuchara de madera. A continuación se añadirá el agua y se removerá con la cuchara hasta que ya nos sea imposible hacerlo, en este paso verteremos un poco de harina en la encimera de la cocina y empezaremos a trabajar encima de ella con la masa y nuestras manos.

Si es necesario añadir algo más de harina se añadirá hasta que la masa ya no se nos pegue. Cuando hayan pasado unos minutos y la tengamos lista, procederemos a colocarla de nuevo en un bol engrasado con un poco de aceite, lo taparemos con papel film y la dejaremos reposar sobre una hora aproximadamente.

Se puede utilizar la masa en ese mismo momento o bien se puede congelar una parte para utilizarla otro día. Si se decide seguir cocinando la pizza, podemos pre calentar el horno y empezar a estirar la masa de forma con un rodillo que ocupe toda la bandeja del horno, o bien partiendo la masa en dos partes y haciendo dos pizzas medianas.

El siguiente paso es añadir los ingredientes que queramos y hornear durante unos 20 minutos o hasta que el queso empiece a dorarse.

 

Elaboración de pizza con thermomix

Si contamos con la suerte de disponer de un robot de cocina como la thermomix, el proceso de amasado nos lo ahorraremos y tendremos nuestra masa lista en tan solo un minuto más el tiempo de reposo.

Los ingredientes son los mismos que los mencionados anteriormente, solamente cambiaremos la levadura de panadería por un paquetito individual de levadura fresa.

En primer lugar añadiremos el agua y el aceite y programaremos un tiempo de 2 minutos, 37 grados y velocidad 2.

A continuación verteremos la levadura durante 5 segundos y velocidad 4, y acto seguido la harina y la sal con el tiempo 1 minuto, vaso cerrado y velocidad espiga.

Antes de proceder a estirarla y añadir todos los ingredientes que queramos deberás de dejarla reposar dentro de un bol y tapada con un film transparente durante unos 45 minutos, momento en el que habrá doblado su volumen y estará lista para manejarla. Esta masa se caracteriza por ser muy gruesa y esponjosa, y sacarás porciones para unas 4 personas.

Las pizzas aportan un alto contenido en nutrientes dependiendo de los ingredientes que se utilicen en ella. Recuerda no poner una gran cantidad de ingredientes diferentes en ella ya que podrían no cocinarse todos por igual.

El Sushi viene originalmente de Japón siendo ya un plato reconocido en todo el mundo. Cuando pensamos en sushi nos viene a la mente unos rollitos de arroz que tienen marisco o algún tipo de pescado… sin embargo, también puede tener huevo, verdura o cualquier otro alimento que lo acompañe que quedará siempre destinado a la imaginación del chef.
Además, también suele disponer de algún tipo de salsa que le acompaña.

Saber cocinar Sushi es complejo. Existe todo un gremio de chefs especialistas que se encargan de innovar con recetas de esta estupenda cocina japonesa.
Nuestra intención aquí no es convertirse en un profesional de este alimento, si no darte una pequeña receta y algunos conceptos básicos para que puedas empezar a moverte por este mundo. En cualquier caso, tendrás echa una estupenda cena que tanto a los tuyos como a ti te va a encantar.

Ingredientes y utensilios que vamos a utilizar

Herramientas

Hocho: Es un cuchillo para la cocina que está especialmente diseñado para poder hacer filetes el pescado y de esta forma cortar el sushi. A pesar de que nos podría valer cualquier tipo de cuchillo, este tiene las proporciones y forma idónea para ello.
Hangiri: (opcional). Es una especie de pequeño barril hecho de madera que tiene como objetivo enfriar el arroz en cuando lo hemos hervido.
Makisu: Esterilla enrollable que nos ayudará a hacer los rollitos.
Ryoribashi: Son palillos de cocina especialmente preparados para comer sushi.
Shamoji: Pala de madera que nos ayudará a tratar el arroz.
Saibashi: Son unos palillos hechos de madera que nos van a ayudar a preparar esta receta. No tienen nada que ver con los Ryoribashi ya que estos son para comer.
Makiyaninabe: Sartén en forma cuadrada o rectangular.

Ingredientes

- Arroz de Sushi (Imprescindible para preparar cualquier receta de Sushi)
- Wasabi
-Vinagre de arroz
-Algas nori
-Salsa de soja
-Jengible encurtido
-Pescado muy fresco
-Queso
-Semillas de ajonjolí.

Proceso de preparación del sushi

Preparación del arroz

En un primer lugar mezclamos el arroz el vinagre y el azúcar. Se tiene que hacer en una proporción de tres a una. Es decir, que por cada tres cucharadas que pongamos de vinagre, añadiremos una de azúcar.
Procedemos a lavar el arroz antes de hervirlo(la idea es que pierda el almidón que contribuiría a la perdida de sabor del resultado final). Lo hervimos durante unos 20 minutos sin añadir ni aceite ni sal.
Una vez que se haya enfriado, lo mezclamos con la sustancia que hemos obtenido del primer paso.

Preparación de los rollos de Sushi

Este es, probablemente, el paso más complicado a la hora de hacer Sushi. Básicamente colocamos la esterilla, la cubrimos con film protector de plástico y ponemos la lámina plana de alga nori. Colocamos el arroz encima y le damos la vuelta cuidando las proporciones que necesitamos para que quede un rollo consistente, pero que a la vez no se salga el contenido.
Finalmente cogemos la parte de debajo de la esterilla y con ella envolvemos tanto los ingredientes que hemos podido utilizar como el arroz.
Este proceso es complicado ya que es posible que, las primeras veces, el relleno se nos pueda salir. Probando varias veces seguro que conseguimos hacer un rollo perfecto.
Ahora solo quedará coger el Hocho y cortarlo de forma proporcional. Es entonces cuando podremos decorarlo de la forma que queremos para que tenga el aspecto estético que tenemos en la mente.

De esta forma, podrás hacer sushi casero de la forma más sencilla posible.

Un folleto es un elemento propagandístico que sirve para informar a las personas de la existencia de tu negocio: ofreciéndoles tus artículos o servicios de una forma muy vistosa o especial. La idea es atraerlos indicando cualquier tipo de oferta o detallando lo que vendemos de una forma muy especial.

Normalmente los podemos encontrar en forma críptica; es decir: que se podrán desplegar en tres secciones diferentes. A pesar de que este es el formato más utilizado, no es el único ya que los podemos encontrar doblados en dos partes, cuatro partes, tercio de hoja, tamaño carta… realmente el único límite que puede existir a la hora de hacer un folleto es nuestra imaginación.

 

como se hace un folleto

 

Como crear un folleto de éxito

Objetivo principal

Como en cualquier tipo de publicidad, lo primero que necesitamos saber es exactamente el efecto que queremos conseguir con este folleto. Si queremos hacer publicidad de nuestro negocio, hacer promoción de un nuevo producto que vamos a sacar a la venta, informar sobre la apertura de un nuevo centro social…

Básicamente podemos dividirlo en si va a tener un toque puramente comercial o si va a ser, más bien, informativo.

Título atractivo

En el momento en el que ya sepamos el objetivo de nuestro folleto, es hora de intentar encontrarle un título que sea lo más atractivo posible de cara al lector. Lo más habitual es que aparezca el nombre de la empresa… pero siempre podemos añadirle algún otro texto para que sea mucho más impactante.

Por ejemplo: si nuestro negocio se llama Pizzeria Rosita, es posible que ese nombre no sea demasiado impactante. Por ello siempre podemos añadirle un subtítulo como: “las pizzas más grandes del país” o alguna característica que sea verdad.

Además, presta especial atención al tipo de letra, color y cualquier otro detalle. Piensa que la composición de todo lo que vas a escribir es lo que va a determinar realmente si el cliente se decanta o no por tus servicios.

Imágenes impactantes

En un folleto, las imágenes que puedas poner tendrán una importancia muy mayor que el texto ya que será en lo primero que se fije el cliente.

Tenemos que recordar que hay que utilizar imágenes de gran resolución. Evita todas aquellas que hayas hecho con el móvil o que no tengan la calidad adecuada.

Piensa que si, por ejemplo, el tamaño de la imagen es demasiado pequeño, cuando la ampliemos para entrar en el folleto se distorsionará provocando una calidad no deseada. Tenemos que cuidar estos pequeños aspectos porque pueden provocar una impresión desagradable de cara al cliente final.

Elección del tipo de papel

El papel también es importante. Si tienes la oportunidad y tienes el papel al lado, es importante que comprares su textura hasta encontrar alguno que te guste. Lo primero que hará el cliente con el “folleto” es tocarlo, así que buscamos una textura especial que nos aporte algo distinto a los demás.

Programas de diseño de Folletos

Si no tenemos conocimientos sobre edición gráfica, es posible que tengas que contratar con una empresa especializada para que efectúe el servicio. En el caso de que si, puedes utilizar programas como Adobe Photoshop, Publisher, E-ditor, e incluso de Word, PowerPoint y OpenOffice.

Impresión y resultado final

Antes de ponerte a imprimir todos los folletos, imprime solo uno para ver si tiene la calidad apropiada. Analiza cualquier pequeño detalle del mismo y modifica lo que no termine de convencerte.

Una vez lo hayas terminado, estarás listo para hacer la impresión de todos los folletos.

Un presupuesto es una manera de indicar a nuestros clientes cuanto nos puede costar un determinado servicio. Pueden ser cerrados: es decir, que pase lo que pase mantendremos el precio inicial que hemos ofrecido en un principio y será el que el cliente tenga que pagar. O puede ser aproximado: donde tendremos que incrementar algunos costes en función a nuevas exigencias del cliente o cualquier otro evento que no se haya podido contemplar.

Independientemente de su carácter, os vamos a ofrecer una pequeña guía que nos va a venir perfectamente para saber en lo que nos tenemos que basar a la hora de hacer un presupuesto. Lo mejor de esta guía es que nos vale para cualquier tipo de empresa, servicio o producto que vayamos a comercializar.

 

como se hace un presupuesto

 

Guía para hacer un presupuesto

Criterios generales

Lo primero que tenemos que analizar es cuánto van a costar los materiales que vamos a necesitar para satisfacer las necesidades del cliente. En este punto tendremos que determinar si estos gastos son fijos o variables (para poder determinar si se trata de un presupuesto cerrado o no).
Además, tendremos que añadirle el precio de la mano de obra en función del tiempo que vayamos a emplear.
Tenemos que saber en todo momento cual va a ser nuestro margen de beneficio. Básicamente es la diferencia entre lo que nos va a pagar el cliente y el coste de todos los materiales o servicios que tengamos que contratar para efectuar la obra.

Errores de importancia referidos al precio

Tienes que pesar que si das un precio muy bajo, aparte de que vas a ganar menos, será muy difícil que puedas incrementarlo en el caso de que aparezcan algunos materiales o situaciones que no has contemplado.
En el caso contrario, si de entrada imponemos un precio demasiado alto, es muy posible que nuestro cliente se decida por una empresa de la competencia. Es por ello por lo que tenemos que tener cuidado con este detalle y saber exigir siempre el precio ajustado al presupuesto que estamos elaborando.

Estructura de un presupuesto

Información sobre la empresa

En este apartado deberá constar claramente toda la información sobre la empresa que va a realiza el servicio. De esta manera, encontraremos el CIF o NIF(para profesionales autónomos), razón social, domicilio, teléfono, email y cualquier otro dato que se pueda considerar relevante.

Datos del cliente

De la misma manera que hemos incluido los datos de la empresa, lo haremos con el cliente: NIF, dirección, domicilio…

Concepto

En este campo se detallará exactamente el producto o servicio que se va a realizar. Básicamente tiene que estar desglosado en base a la cantidad de artículos que se va a vender, precio unitario y coste total.

Por ejemplo, se vamos a facturar la reparación de 2 ordenadores, podremos en concepto “reparación de ordenadores”, incluiremos un “2” como cantidad y en el precio unitario colocaremos cuando cobraríamos por este servicio de forma individual.

Resultado final

Aquí nos encontraremos datos relacionados con el pago que tiene que hacer el cliente: Importe sin IVA, Importe con IVA, descuento con IPRF (en caso de ser autónomo o empresa), presupuesto final.

Otros datos de interés

En un presupuesto también se debe de incluir el tiempo estimado en el que se realizará el servicio, condiciones legales, servicio técnico, garantías… y cualquier otro dato que sirva para informar al cliente del servicio.
Existen varios modelos que se adaptarán a tu empresa determinada. Simplemente personaliza tu modelo de “presupuesto” según la empresa que tengas.

Una encuesta es un estupendo sistema que se utiliza con la finalidad de recabar información sobre un determinado tema. Para esto, se reparte entre varios grupos de la población. Una vez que se hayan rellenado todas las encuestas, se pasa a un proceso de análisis de cada una de ellas para llegar a una conclusión final y poder tomar una decisión.

Es posible que en algún momento de tu vida necesites crear una encuesta: es por ello por lo que aquí te vamos a dar una completa guía para que puedas hacerlo sin problema.

 

como se hace una encuesta

 

Guía para poder hacer tu propia encuesta

Determinación de objetivos

El primer punto en el que nos tenemos que basar es saber exactamente cuál va a ser el objetivo por el que vamos a elaborar la encuesta. Del establecimiento de ese criterio podremos adaptar un estilo u otro. Normalmente se utiliza para:

-Saber la viabilidad de un determinado proyecto

-Buscar una nueva oportunidad rentable

-Conocer la preferencia de la población sobre un determinado tema

-Encontrar una posible solución a un problema determinado

-Saber si un producto funcionará en el mercado antes de ser lanzado.

Público que va a realizar la encuesta

Una vez que tengamos claro el “objetivo” de la encuesta, será muy importante que analicemos que parte de la población vamos a necesitar que la cumplimente.

Normalmente se divide a la población en varios grupos de persona atendiendo a su edad, pero también, si necesitamos ser incluso más específico, podemos añadir criterios de sector laboral, preferencias, gustos personales, condición, estado civil…

En realidad, todos estos factores dependerán de la empresa en sí y de lo que quieran conseguir con la encuesta. Saber dirigir exactamente este documento a las personas realmente importantes, es vital para obtener unos resultados realmente relevantes.

Tipo de cuestionario

Cuando ya tengamos los puntos anteriores listos, ya podemos empezar a diseñar nuestro modelo de encuesta. Lo que tenemos que hacer es crear las preguntas de las que queramos saber la respuesta y dar varias opciones para elegir.

Vamos a poner un ejemplo algo básico pero esclarecedor que nos ayudará a entenderlo.

•Si tuvieses que elegir la marca de tu próximo teléfono móvil, probablemente sería:
1.Nokia
2.HTC
3.Sony
4.Huawei
5.No planeo tener móvil nuevo en un tiempo relativamente corto

 

De esta forma, estamos orientando al cliente a seleccionar una respuesta de entre las que queremos. Esto puede venir muy bien a una empresa que está desarrollando nuevos modelos de teléfonos móviles y quieren saber porque marca se decanta la mayor parte de la población… de esta forma pueden utilizar los modelos estéticos de una marca o de otra, por ejemplo.

 

Número de encuestas que necesitamos

Podemos encontrar fórmulas de cálculo avanzado para determinar este punto. El mejor consejo es que dejemos esto en manos de los analistas y que sean ellos quienes se encarguen de saber cuántas encuestas necesitamos hacer para analizar el criterio que estamos analizando.

Resultados

Una vez se haya rellenado la encuesta; ha llegado la hora de dividir los resultados por franjas y por porcentaje.

Siguiendo el ejemplo anterior, por ejemplo, el 70% eligió a Nokia como marca principal, un 15% a HTC, 10% a Sony…

De las personas que tienen entre 25-30 años, el 20% eligió a Nokia..

Cualquiera de estas clasificaciones nos puede ayudar a obtener datos muy interesantes sobre el impacto de una determinada marca en el mercado.

Decisiones

A partir de los datos obtenidos por la encuesta, la empresa será capaz de tomar una decisión u otra.

Una de las mayores inquietudes del ser humano es saber cómo se fabrican los distintos objetos que forman parte de nuestro día a día. ¿Y qué ocurre con los materiales? El plástico es uno de los materiales más utilizados en la fabricación de objetos, sean del tipo que sean. Hoy en día, teniendo en cuenta el importante papel que juega la contaminación, el plástico juega un papel muy importante, ya que su fabricación afecta directamente al medioambiente.
Una de las mayores ventajas y de los motivos por los que el plástico es de los materiales más utilizados es que son elásticos y flexibles, además de tener la posibilidad de ser moldeados a partir de ciertas temperaturas. Por otro lado, los materiales sintéticos también cumplen con estas características, por lo que comúnmente también se les puede denominar como plásticos.

Relacionado: Como se recicla el plástico

 

como se hace el plastico

El origen del plástico

El primer plástico fue fabricado a raíz de un concurso celebrado en el año 1860, en el que uno de los fabricantes de bolas de billar más populares de Estados Unidos ofreció 10.000 dólares de recompensa a aquél que consiguiera un material sustituto al marfil natural para la fabricación de las bolas.
Fue John Wesley Hyatt, un inventor norteamericano, el que consiguió desarrollar el primer plástico disolviendo celulosa junto con una mezcla de alcanfor y etanol. Aunque no logró ganar el premio, su invento fue considerado el primer material plástico de la historia.

 

¿Cómo hacer plástico?

Antiguamente el plástico se obtenía gracias a productos naturales como la celulosa contenida en el algodón, el furfural procedente de las cáscaras de algunas semillas o del carbón.

 

¿De donde se obtiene? Hoy en día el plástico se obtiene gracias a los derivados del petróleo, ya que suponen unas materias primas que hasta ahora hemos encontrado en gran abundancia en la naturaleza. El problema de obtenerlo a través del petróleo es que además de tener unos gastos de extracción muy elevados, las reservas no están a los niveles de hace unos cuantos años, por lo que se están investigando otro tipo de técnicas que no agoten los pozos de petróleo.


Lo primero que hay que hacer para crear un material plástico es, obviamente, obtener las materias primas. Lo más económico es hacerlo a través de los recursos que la naturaleza pone a nuestra disposición, ya que adquirir petróleo directamente para la producción de plásticos es prácticamente imposible.

 

El paso siguiente sería elaborar los polímeros, que son macromoléculas formadas por moléculas más pequeñas. Entre estas podemos encontrar el polietileno o el nailon. Normalmente todos estos materiales se someten a un proceso de extrusión mediante el cual se da lugar a placas o hilos para más tarde ser moldeados.


Con las placas de plástico creadas se puede proceder a la fabricación de distintas formas plásticas. Esto es posible hacerlo mediante tres métodos.
• Termoconformado al vacío: en este método se coloca la placa en un molde sobre una prensa que adapta la placa de plástico a su forma.
• Termoconformado a presión: en esta ocasión la prensa se cierra dando al plástico la forma deseada.
• Termoconformado mecánico: aquí es la propia maquinaria la que moldea el plástico. Este método es posible por el calor al que es sometida la placa de plástico.


En todos los casos, tal y como su nombre indica, se utiliza el calor para que moldear el plástico sea más sencillo. Si la maquinaria no calentara el plástico antes de intentar variar su forma, este podría quebrarse.

 

El proceso de fabricación de plástico es bastante complejo y caro, aunque su utilización está muy extendida porque los objetos creados de este material son flexibles, moldeables y muy resistentes.

Uno de los errores más comunes que cometen los autónomos o empresarios primerizos es el de no dar la suficiente importancia a la realización de un estudio de mercado antes de lanzarse a la aventura de poner en marcha una empresa.
En la actualidad vivimos en una sociedad muy cambiante, en la que los clientes de un determinado mercado y la competencia evolucionan de manera muy rápida, por lo que la importancia de hacer un estudio de mercado gana protagonismo y es imprescindible para augurar un mínimo éxito a nuestro proyecto.
Vamos a ver cuál es la manera más sencilla de hacer un estudio de mercado, entre otras cosas, para despejar las dudas a aquellos que piensan que hacerlo es algo complicado o inaccesible.

como se hace un estudio de mercado

Recopila toda la información que puedas

En la sociedad de la información en la que vivimos no resulta complicado recoger toda la información que nos sea posible.
Lo más fácil es hacerlo a través de internet, donde podremos acceder a información gratuita muy interesante.
Busca y visita las páginas web de los competidores que se dedican a la misma actividad, en la misma y en otras provincias. De esta manera conocerás un poco más cuál es la estrategia comercial que siguen y la relevancia que tienen en el mercado.
Busca, identifica y acude a eventos relacionados con tu sector, aunque ello implique invertir un poco de dinero en viajar. Acudir a estos eventos te ayudará a comprender cuales son las necesidades reales de los clientes interesados en tu sector y te dará una idea de qué es lo que hacen los competidores para vender esos productos.

Observa tu mercado

En el caso de que tu proyecto deba contar con un establecimiento físico y quieras adquirir un local comercial para desarrollar tu actividad, es importante que antes de hacerlo te des una vuelta por las distintas zonas de la ciudad y en diferentes momentos del día anotando el sexo, la edad y todas las características socioeconómicas que puedas de la gente que pasa por el lugar.
Si en tu caso vas a desarrollar tu actividad en internet, hay páginas web en la que puedes contratar servicios de analítica para que estudien a las webs de tu competencia.
También puedes hacer una visita a los establecimientos de tu competencia haciéndote pasar por un posible cliente. Así podrás analizar la forma de trabajar para aplicar las mejoras necesarias a tu negocio.

Define tu target u objetivo

Ahora que ya has recopilado toda la información acerca de las empresas de tu sector y sus clientes más potenciales, es el momento de definir tus clientes objetivos y clasificarlos en grupos.
A este objetivo es al que debes dirigir de manera prioritaria todas las estrategias de marketing que vayas a realizar.
Es importante saber que el mercado, al evolucionar de una forma constante, cada vez requiere más especialización en unos campos determinados. Sería interesante que tu negocio se especializara en un nicho de mercado muy concreto.

Precio de un estudio de mercado

Es una de las piedras que todos los emprendedores encontramos al lanzarnos a la aventura. Lo más adecuado sería que fuera una empresa especializada la que se encargara de hacer un estudio de mercado de un sector en el que estemos interesados, pero esto puede suponer un incremento de costes bastante importante.
Hay empresas especializadas en estudios de mercado que pueden hacernos el trabajo sucio desde 2.000 euros, pero esto supone un gasto bastante elevado si empezamos con poco o ningún dinero para invertir.
Estos son los pasos a seguir para realizar un estudio de mercado correctamente. Es, en resumen, evaluar todo lo que ofrece la competencia, analizar las necesidades de los clientes y tratar de mejorar de alguna manera lo ya existente.

La cerveza es una de las bebidas más consumidas en nuestro país, siendo de las más demandadas en terrazas de bares en verano o realmente en cualquier época del año. La cerveza puede ser consumida como bebida alcohólica o sin alcohol, y se suele servir de forma muy fría aportando un efecto refrescante al consumidor.

La producción de cerveza puede hacerse de diversas formas dependiendo del estilo de cada marca o de quien la elabore, a continuación te mostramos uno de los estilos utilizados para la fabricación de cervezas comerciales.

 

como se hace la cerveza

 

Elaboración de cerveza comercial

En primer lugar las grandes marcas de cerveza cuentan con un amplio nivel de maquinaria especializada para la producción de cerveza y que agiliza el proceso a pasos agigantados en comparación con lo que sería un proceso manual.

Para comenzar con la producción de cerveza, primeramente empiezan llevando a ebullición y a una temperatura de 80 grados las maltas, dependiendo del tipo de cerveza que se vaya a fabricar, pudiendo ser de cebada o de trigo.

A continuación este líquido con similitud a una sopa pasa por una maquinaria que se encarga de colar la parte líquida separando las semillas que se hayan utilizado, para solamente quedarse con la parte líquida

En el siguiente paso se encargan de añadirle el amargor típico que contiene una cerveza, y esto se hace al añadir lúpulo, un ingrediente imprescindible en la cerveza ya que aporta varias características naturales y esenciales en la cerveza.

Una vez añadido el lúpulo, el líquido obtenido quedará con un sabor dulce por las semillas utilizadas y amargo por el lúpulo, lo que proceden a eliminar el sabor dulce del líquido convirtiendo el azúcar en alcohol. Este paso lo consiguen añadiendo a la futura cerveza las levaduras que hacen reacción con el azúcar y el aire, dando paso a la creación de la cerveza.

El proceso de elaborar la cerveza tarda una media de unos siete días, y después de este tiempo la cerveza pasa a formar parte del consumo humano. El gas es añadido aparte y se inyecta en la mayoría de los casos de forma artificial con bombonas de dióxido de carbono.

 

¿Se puede elaborar la cerveza de forma artesanal?

La respuesta es afirmativa. La cerveza también puede ser creada de forma artesanal en el propio hogar si se decide no optar por comprar ninguna de las marcas comerciales por diversos motivos.

Hay que admitir que este proceso no está dirigido para personas que no dispongan del tiempo necesario para elaborarla, ya que se precisa de una gran paciencia y tiempo libre para su correcta elaboración y no siempre se cuenta con la paciencia y los recursos que se necesitan para elaborarla.

Aunque los ingredientes que se requieren para elaborarla pueden ser fáciles de conseguir, las herramientas y utensilios necesarios pueden llegar a provocar un poco el caos si nunca hemos elaborado cerveza de forma artesanal, por lo que no estaría de más echar un vistazo a la red para informarnos sobre todos los pasos a seguir para la elaboración de cerveza artesanal y todo lo que necesitamos para llevarla a cabo.

Hay muchas páginas por Internet que ofrecen kits especiales para la elaboración de cerveza y que ponen a disposición del cliente todos los utensilios necesarios para elaborar nuestra propia cerveza de forma simple y a un precio aproximado de unos 100 euros.

Estos kits incluyen las herramientas, utensilios y también los ingredientes, y además también podemos contar con diversos libros que explican las diferentes recetas que existen para hacer cerveza de forma artesanal y sus diferentes ingredientes.

Lo primero que tenemos que saber es para que se utiliza un oficio. Pues bien, un oficio es un documento oficial que suelen enviar los sindicatos, embajadas, ministerios, ayuntamientos y en general cualquier institución del país.

En ellos se pueden escribir desde consultas, invitaciones, felicitaciones, agradecimientos, colaboraciones y casi todo lo que se te pueda ocurrir.

Todos los oficios deben estar debidamente sellados y firmados, así como escritos sin ninguna falta de ortografía y con un trato de usted.

 

2 Tipos de oficios, oficio múltiple y oficio de transcripción

Aparte del oficio simple, el más utilizado existen otros dos oficios que nos servirán para diferentes situaciones en las que requeriremos escribir un oficio a varios destinatarios y escribir un oficio transcribiendo un oficio anterior, explicamos ambos a continuación:

El oficio múltiple es el primer de estos dos oficios, y se utiliza cuando van a haber varios destinatarios. En estos documentos el texto suele tratar instrucciones a seguir, recomendaciones sobre alguna decisión a tomar en cuenta, información que se quiera dar a varios sitios a la misma vez, etc.

El oficio múltiple suele ir de mayor a menor jerarquía, nunca de menor a mayor, también existe el caso en el que un directivo envié a varios directivos un oficio múltiple, aunque es menos habitual que escribir oficios múltiples a subordinados.

El 2º tipo de oficio es el oficio de transcripción, como su propio nombre indica este oficio sirve para transcribir un oficio ya mandado sin alterar ninguna parte del documento.

Este oficio se suele utilizar para la transcripción de informaciones muy importantes y con alta relevancia. Como en el caso de los oficios múltiples los oficios de transcripción se suelen enviar a subordinados o entre jerarquías de mismo nivel.

 

Estructura de un oficio

Un oficio como buen documento oficial tiene que ir bien estructurado, así pues la primera parte que aparecerá en el documento será el Membrete, en él, aparecerá la información de la empresa que esta escribiendo dicho oficio.

Seguido del membrete viene la fecha y el lugar de escritura del oficio y hacia dónde va dirigido.

Después del membrete y la fecha y localización viene la numeración en la cual se escribe el número de expedición continuada del número de oficina de dónde procede el oficio para identificarlo correctamente. También se suele incluir el año.

Ahora viene el destinatario, tendremos que poner nombre y apellidos y los cargos o cargo que ocupa en la institución o empresa.

Después viene el asunto, dónde se escribirá brevemente el título de la información que vamos a dar más adelante.

En el caso de que el oficio sea una respuesta a otro oficio tendremos que poner la sección de referencia en la cual pondremos a que oficio nos estamos refiriendo.

Texto, cuerpo o descripción; Esta es la parte fundamental de nuestro oficio, aquí escribiremos el texto informativo, la petición, felicitación o lo que sea. Las palabras utilizadas deben estar bien escritas, sin ningún tipo de falta ortográfica y con tratamiento de usted.

Después vendrá la despedida, en la cual dejaremos un saludo de forma cortés en la que mostraremos nuestra amabilidad y buen trato. Al lado de la despedida o abajo irá la firma o sello, la cual servirá para identificar al redactor del oficio así como su veracidad.

Quizás ya no tan utilizado en algunos oficios también se suelen escribir después de la firma las iniciales, todas ellas en mayúsculas.

Debajo de todo esto pondremos el anexo o adjunto en el cual se escribirán todos los archivos, programas, revistas, etc que se han anexado al oficio.

En los oficios múltiples hay un último apartado llamado distribución en el cual se escribirán todas las oficinas o lugares dónde va a parar el oficio múltiple.