Como se hace la salsa blanca

 

La salsa blanca sirve para muchísimas comidas, y en todos los que se incluye le da un toque exquisito. Lo primero que debes saber es que la salsa blanca también es conocida como salsa bechamel, de hecho en muchos sitios no la conocerán como salsa blanca sino como bechamel simplemente. Se utiliza principalmente en platos de origen francés aunque también se ve mucho en la cocina italiana como la tan conocida lasaña. En este artículo veremos como se hace la salsa blanca.

 

También debes saber que la salsa blanca o bechamel se utiliza también como ingrediente principal para otras salsas como la salsa mornay que es salsa blanca con un añadido de queso.

 

Hablando de historia, el bechamel o salsa blanca lleva en Europa al menos trescientos años. Nadie sabe en qué momento se empezó a hacer la salsa blanca exactamente. Se comenta que los cocineros de la nobleza de la época podían almacenar leche agría y así fue como inventaron la primera versión de esta salsa maravillosa.

 

como se hace la salsa blanca

 

Preparación

 

Aunque hay diferentes tipos de salsa blanca generalmente todas se hacen batiendo la leche con mantequilla y harina. La espesura dependerá de la cantidad de leche y harina en la receta, a más harina más espesa, a más leche más líquida. Vamos al meollo del asunto a ver los ingredientes que la componen.

 

Ingredientes salsa blanca o bechamel

  • Media cucharada pequeña de nuez moscada, a ser posible recién rallada
  • Dos cucharadas pequeñas de sal
  • Cuatro vasos de leche
  • Cuatro cucharadas de harina
  • Cinco cucharadas de mantequilla

 

Cómo se prepara?

 

  1. En una cazuela de tamaño mediano pon a calentar la mantequilla a fuego mediano tirando a bajo hasta que finalmente se derrita.
  2. Introduce la harina y remueve hasta que el conjunto este suave.
  3. Empieza a cocinar a fuego mediano hasta que el conjunto obtenga “color dorado”, aproximadamente serán unos siete minutos.
  4. Mientras esperas los siete minutos puedes poner la leche a calentar en otro recipiente a parte, déjala calentando hasta que este casi hirviendo.
  5. Introduce la leche ya caliente a la mezcla fabricada con mantequilla, empieza a batirla hasta conseguir que este extremadamente suave.
  6. Caliéntalo hasta que hierva.
  7. Para finalizar sigue cocinándolo durante diez minutos más o menos removiendo de forma constante.
  8. Quítalo del fuego y termina sazonando con sal y nuez moscada.

 

Algunas variaciones de la salsa blanca o bechamel

Si te encanta la salsa blanca y quieres seguir explotándola todo lo que puedas y más pero no sabes cómo, aquí te damos unas cuantas ideas para modificar un poco la receta original.

 

Salsa Soubise: Añade cien mililitros de puré de cebolla previamente cocida a la mezcla.

 

Salsa Mornay: Añade de sesenta a setenta gramos de quesos fundidos variados. Generalmente se utiliza mitad de queso parmesano y mitad de queso gruyere aunque también se puede hacer con emmental más gruyere o cheddar blanco con gruyere. Esta salsa se suele utilizar para preparados de mariscos o verduras gratinándolos o simplemente cubriéndolos.

 

Salsa Aurora: Simplemente añadir dos cucharadas soperas de tomate triturado.

 

Salsa Española: A la salsa blanca se le añade jugos de carne y vino. Para conseguir el color que diferencia a esta salsa de las demás se tiene que colorear la mantequilla y la harina. Se suele utilizar para acompañar carnes y guisados.

 

Salsa verde: Se le añade berro y perejil, también vinagre en muy poca cantidad y algo de mostaza. Para finalizar una yema de huevo. Ideal para pescados hervidos además de asados en parrilla.

 

Salsa con atún: Añadiendo atún, un poco de zumo de limón y extracto de tomate consigues esta exquisita salsa perfecta para arroces y pastas.

 

Si te interesa el artículo compártelo en tus redes sociales. Puedes utilizar los botones de la zona inferior.

 

Relacionado: Como se hace la lasaña