Como se hace el vino

Cuando vamos al supermercado o a cualquier establecimiento especializado en vinos, nos encontramos con una gran cantidad de esta bebida de la mano de distintos fabricantes. Tinto, rosado y blanco son los tres tipos de vino diferentes… además, depende del proceso podemos diferenciar reserva, gran reserva, vinos de la rioja, cosecha, crianza…
En este artículo te vamos a enseñar como se hace el vino, el proceso que se sigue para elaborarlo y las diferencias principales para que aprendas a diferenciarlos. Es un proceso muy elaborado que da trabajo a una gran de personas alrededor de todo el país.

 

como se hace el vino

 

Vendimia

En este proceso se recogen tolas las uvas que son aptas para la elaboración de los vinos (y otros productos). Las vendimias se realizan entre los meses de febrero y abril.
Existen una serie de factores que tendremos que tener controlados para obtener los distintos tipos de vino: condiciones climáticas, tipo de uva, vino deseado y la zona de producción.
Además, existen dos tipos de producción.

 

Vendimia natural

Esta técnica de vendimia permite a los recolectores seleccionar las mejores uvas. Este hecho encarece bastante el coste de la producción. Estas uvas son utilizadas en los vinos que tienen la mejor calidad.

 

Vendimia mecánica/automática

Este proceso se sigue para recoger cualquier tipo de uva; al no poder seleccionarse una a una, no se puede asegurar una calidad óptima.
Este proceso está pensado para ahorrar costes de producción, normalmente para su uso en fiestas tradicionales o similares.

 

Proceso de fabricación del vino

 

Aplastado o prensado

Se ha avanzado mucho en este aspecto a lo largo de los tiempos. En algunas localidades todavía se puede ver a gente descalza aplastando las uvas en un enorme recipiente. Esto se hacía inmediatamente después de la recolección.
Actualmente, existen “prensas neumáticas” que se encargan de facilitarnos ese proceso. Además de meterlas en esos recipientes, se procede a eliminar cualquier sustancia extraña que pueda enturbiar el sabor resultante. La idea de este proceso no es convertir la uva a puré, si no extraer el líquido de ella. De hecho, se intenta evitar que la propia piel de la uva quede impregnada en el contenido para que tenga más sabor.

 

Proceso de fermentación

En este proceso es donde ocurre la verdadera transformación del vino para conseguir ese sabor tan característico tal y como lo conocemos.
Dependiendo del tipo de vino, tendrá más o menos fermentaciones.

Después de la primera fermentación, se sigue una fermentación maloláctica donde las bacterias que conforman el vino se encargan de reducir la acidez que pudiera tener el vino.
Después de esto se suele producir una segunda fermentación (sobre todo en vinos espumosos) .

 

Maduración

Este es el proceso que diferencia los distintos tipos de vino. Para que este líquido adquiera el sabor al que estamos acostumbrados, se introduce en unas barricas de roble; se le echan algunos productos y se deja madurar.
Dependiendo del tiempo que esté en maduración, se creará un tipo de vino u otro.

Vinos jóvenes: Son aquellos vinos que han pasado muy poco tiempo en la barrica (o que ni tan siquiera han estado ahí). Normalmente son vinos de baja calidad.

Vinos de crianza: Vinos que han pasado en barricas o en botellas entre 6-12 meses. Se consiguen unos sabores muy buenos durante este tipo.

Vinos de reserva: El tiempo de maduración de estos vinos en barrica ha sido de 12 meses y de al menos 4 años de reposo en botella.

Vinos de gran Reserva: Vinos que han reposado 2 años en barrica y, al menos, 3 en botella, vendiéndose al sexto año después de haberse elaborado.

 

Relacionado: Como se hace el queso