Como se constituye una empresa

 

Debido a la crisis mundial a la que llevamos unos cuantos años sometidos, son muchas las personas que se están planteando o ya han decidido que quieren lanzarse a la aventura y constituir su propia empresa. Por este motivo vamos a analizar cuáles son los trámites a seguir para que tu empresa esté constituida en el menor espacio de tiempo posible y lo más importante, sin tener que desembolsar grandes cantidades de dinero desde el primer momento. Veremos cómo se constituye una empresa, pasos necesarios.

 

como se constituye una empresa

 

Pasos a seguir para constituir una Sociedad Limitada

Antes de nada, debes saber que una Sociedad Limitada es, valga la redundancia, una sociedad en la que el socio o los socios aportan un capital determinado y quedan totalmente exentos de responder con su patrimonio personal en caso de que el negocio genere deudas.
Para poder constituir tu sociedad puedes recurrir a las siguientes vías.

 

A través del Punto de Atención al Emprendedor de tu localidad

En este lugar te informarán de todo lo necesario para constituir una sociedad, sea del tipo que sea. En el caso de las Sociedades Limitadas, te pedirán que lleves el DNI de todos los socios, el número de cuenta bancaria con la que pagarás al Registro Mercantil y poco más. Dependiendo de la comunidad autónoma en la que te encuentres te podrán pedir documentación adicional o no.
Después de esto habrá que rellenar el DUE (Documento Único Electrónico) para que el sistema concierte una cita con la notaría.
A la notaría es imprescindible llevar el certificado de que hemos depositado el capital social en el banco y a partir de este momento, nos darán la escritura pública de la sociedad.
Los trámites relacionados con la Seguridad Social y la Administración Tributaria se realizarán en el Punto de Atención al Emprendedor.

 

Realizar los trámites nosotros mismos

Lo primero que debemos hacer es registrar el nombre de nuestro negocio. Lo que en la jerga se conoce como nombre fiscal. Esto se realiza en el Registro Mercantil Central, personalmente, por Internet o por correo postal.

El siguiente paso a realizar es acudir a una notaría para realizar la escritura pública de constitución de la sociedad y firmarla. Aquí es imprescindible llevar los estatutos de la sociedad, el certificado negativo de denominación social, el certificado de la aportación de capital de cada socio y los documentos que acrediten la identidad de los socios y del órgano de administración.

En tercer lugar, hay que saber cuál es la oficina liquidadora de nuestro domicilio para pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Cada vez estamos más cerca. Lo siguiente será solicitar el CIF provisional en la administración tributaria de nuestra localidad, cumplimentar el modelo 036 (un documento que deberemos guardar como oro en paño, porque es muy probable que lo necesitemos en más de una ocasión) y entregar una copia de la escritura de la sociedad. Además, allí nos daremos de alta en el famoso IAE que tendremos que pagar, por supuesto.

Por último, debemos ir con la escritura de la sociedad y el justificante de que ya hemos pagado el impuesto de operaciones societarias al Registro Mercantil de nuestra provincia. Allí procederán a inscribir nuestra empresa.
Como veis el proceso para constituir una empresa se basa completamente en llevar papeles de un lado para otro. El tiempo es dinero, así que si queréis ahorrar de lo primero, lo más recomendable es acudir a una gestoría. Allí sólo tendréis que ir un par de días. Uno a hablar con el gestor para que conozca cuál va a ser vuestra actividad y otro a llevar toda la documentación necesaria y a firmar. De todo lo demás se encargan ellos.

 

Relacionado: Características de una empresa