Caracteristicas de la materia

 

Podríamos definir la materia como t odo aquello que podemos tocar o sentir. Cualquier cuerpo que conozcamos está compuesto de una materia determinada: ya sean personas, animales, plantas, objetos cotidianos, grandes astros… el universo entero se basa en la materia y en la composición de los elementos de la misma para poder subsistir. Veamos las características de la materia.

La materia podemos clasificarla en tres estados diferentes (Sólido, líquido y gaseoso), teniendo cada uno de ellos unas características especiales bien diferenciadas.

 

Estados de la materia

 

Sólido

Un cuerpo sólido es aquel donde las moléculas que lo componen están firmemente unidas… ofreciéndonos una cierta rigidez que dependerá del material que lo componga. La principal característica es que estas moléculas están muy unidas entre si no dejando nada de espacio entre ellas.
En el momento en que rompemos un cuerpo sólido, las partículas que lo integran quedarán separadas de forma irremediable.

 

Líquido

Las moléculas de los cuerpos líquidos se encuentran en pleno movimiento desplazándose unas sobre otras. Es por eso por lo que no podemos coger un determinado líquido ya que al estar moviéndose sin parar se precipitará desde nuestras manos. La principal característica de un “cuerpo líquido” es que es capaz de adaptarse al recipiente que lo comprende.

 

Gaseoso

Las partículas que conforman un gas confluyen en un lugar todas juntas pero se van dispersando a medida que van avanzando. Esta es la razón principal de que un cuerpo en estado gaseoso sea capaz de abarcar grandes espacios (aunque el cuerpo inicial sólido o líquido del que precede no ocupe demasiado).

Como curiosidad: el agua es el único material de la tierra que podemos encontrarlo de forma natural en los tres estados de la materia. En los mares la encontramos de forma líquida, en los polos de forma sólida (hielo) y en las nubes, niebla o vapor está de forma gaseosa.

 

Cambios de los estados de la materia

Es posible cambiar un objeto determinado del estado líquido, sólido o gaseoso en cualquier orden. Cada uno de estos procesos recibe un nombre específico. Realmente lo que está pasado, a nivel molecular, es que se está produciendo un cambio de unión entre las partículas que lo componen.

 

Congelación

Vamos a partir del agua en estado líquido, por ejemplo. Ya sabemos que el agua en este estado es muy versátil… supongamos que la metemos en un congelador. Lo que realmente está ocurriendo es que la velocidad de sus moléculas se ve reducida cada vez más.
Llega el momento en que esa velocidad es tan pequeña que las moléculas se quedan muy quietas y compactadas. Es en ese momento cuando tenemos un trozo de hielo sólido donde las moléculas se encuentran duramente aferradas entre ellas. (Al proceso contrario se le conoce como Fusión donde básicamente las partículas vuelven a recuperar su velocidad inicial).

 

Sublimación

Es el paso directo del estado sólido al gaseoso sin pasar por el líquido. Básicamente ocurre en materiales sólidos cuyo punto de fusión y ebullición son muy cercanos (como en el caso del agua).
Un buen ejemplo de sublimación del H2O es la creación del hielo seco.
El proceso contrario se denomina solidificación.

 

Licuación

Es el proceso que ocurre cuando pasamos de gaseoso a líquido. Se combinan los factores de presión y temperatura para poder pasar directamente al estado líquido sin tener que atravesar el sólido.
El proceso contrario se denomina evaporación y es muy más fácil de entender. Si dejamos un vaso al sol, sabemos de lo que estamos hablando.

 

La materia está integrada por fuerzas subatómicas que dan lugar a las moléculas que forman las propiedades de las sustancias que hemos hablado.

 

Relacionado: Características del Carbono